Spanish Catalan Chinese (Simplified) English French German Italian Portuguese

Buenos para la salud

Los cítricos, son una fuente excelente de compuestos beneficiosos para nuestra salud.

Algunos de estos compuestos son los llamados flavonoides, antioxidantes naturales que sólo se encuentran en alimentos de origen vegetal. Los flavonoides nos aportan grandes beneficios para la salud, ya que poseen acción antibacteriana, antiinflamatoria, anticonvulsiva, anticancerígena y previenen el envejecimiento celular, entre otras muchas. También reducen la acumulación de colesterol en las arterias y favorecen nuestra salud cardiovascular.

Otro compuesto fundamental de los cítricos es la vitamina C, que se encuentra en gran cantidad. La vitamina C nos ayuda a combatir resfriados y nos previene de ellos, ya que favorece nuestro sistema inmunitario y, además, facilita la absorción de hierro en nuestro organismo. Si tomamos una naranja o su zumo junto con alimentos ricos en hierro una vez al día, se reducen significativamente los niveles de anemia ferropénica en sangre y nos aporta vitalidad. Con la ingesta de una naranja mediana o tres mandarinas al día, cubrimos los requerimientos diarios de vitamina C y nos beneficiamos de sus excelentes propiedades.

Uno de los mitos asociados a la vitamina C es que se pierde muy rápido una vez se ha exprimido el zumo pero en realidad esto no es así, ya que la vitamina C es muy resistente incluso a temperaturas elevadas, como la cocción. Una ventaja que se deriva de esto es que podemos conservar el zumo exprimido en el frigorífico durante varios días sin que pierda apenas ninguno de sus nutrientes.

Además de todo esto, los cítricos poseen otras muchas propiedades:

  • Ayudan a mejorar la salud de nuestro cabello, piel y uñas.
  • Aumentan el apetito en caso de inapetencia.
  • Ayudan a mejorar la digestión por su aporte extra de ácido.
  • Reducen la aparición de gases y estreñimiento, ya que aportan fibra a la dieta procedente de la pulpa.
  • Previenen la aparición de cataratas y problemas de visión.
  • Previenen la hipertensión arterial gracias a sus propiedades cardiosaludables.
  • Favorecen la prevención de infecciones bacterianas.